domingo, junio 7

Una fría noche

domingo, junio 7

Son casi las 10 y todo está cubierto de una espantosa niebla fría. Metida en mi camita escribo cubierta de 10,000 colchas imaginando tener mi propio cuerpo para abrazar y calentarme. Sería lindo eso, tener a alguien esta noche... totalmente cubiertos con la colcha, frotando mis pies con los suyos, abrazándolo. Las luces y los sonidos apagados, sus latidos calmados, su piel tibia. El frío yéndose y yo cayendo dormida con mis dedos repasando su piel, jugando sin querer bajo su camisa hasta pasar mi pierna sobre él y sentirlo ligeramente erguido. El sueño desaparece y siento el calor concentrándose en mi cabeza, mi cuerpo tenso, mi respiración acelerándose tanto como mi deseo de provocarlo. Paso mi mano por debajo de la camiseta y acaricio su pecho. Va despertando. Lo sé por cómo juega con sus dedos en mi pelo y cuello. Lo descubro más y froto mi pierna contra su ingle y ese lindo muchachito aparece ahora firme sobre un cuerpo más que caliente.

Se quita la camisa y me mira un largo rato. Pasa su mano sobre mis ojos, los cierra y roza mis labios. Es rápido, sorpresivo cuando me besa... Baja, besa y lame mis senos, mientras sus dedos marcan mi cintura. Sigue bajando hasta introducir sus manos bajo mi pantalón. Aparta la truza y juega con los vellos, haciéndome cosquillas. Me río, pero él no se detiene, me hunde los dedos mirándome el rostro y yo apenas si puedo cerrar los ojos y ahogar el grito que lanzaba.
Respiro. Ahora soy yo quien lo besa, quien aprieta su cuerpo contra el suyo, quién lo impulsa a hundirse aún más y más fuerte y acariciar ahí, donde me gusta. Jalo sus hombros para abajo y él entiende, como si hubiéramos estado juntos el tiempo suficiente para saber cuanto disfruto su lengua ágil desbaratandome, haciéndome lucir rota, en pedazos, mientras él juega. Lo tomo por los hombros y lo recuesto. Quédate quieto. Junto con la frase una mirada, él sonríe y se relaja. Aprieto sus muñecas contra la cama y giro mis caderas en círculos. Sonríe nuevamente, me encanta que lo haga. Echo a un lado la manta y siento su aroma, tan fuerte que me embota. Su piel brilla.

Mi cabeza se va perdiendo cuando me aparta ligeramente y me detiene. Nos arrodillamos, él coge mi cintura mientras introduce nuevamente su cálido y erguido pene dentro de mí. Entra, sale, y todo mi cuerpo tiembla. Como si tuviera mil manos acaricia mi vulva, senos, caderas, besa el cuello, las orejas, la espalda... no se detiene... No te detengas... Aprieta mis caderas y me echa hacia delante, me aferro a la sábana y jadeo. Fuerte, como si no hubiera otra forma de expresar mi placer, sólo un gemir constante, que crece hasta desaparecer el calor y frío, el gusto, el espacio. Yo misma no existo sino conectada a su olor intenso, a su gusto delicioso y violento. Muerdo mi labio rogando que eso no termine nunca cuando mis ojos se cierran y mi cuerpo se contrae. No veo, no escucho, no siento, mi cuerpo está regado, vacío, tan profundamente que sólo se llena con un inmenso y largo gemido que me hace volver a mi cuerpo de donde quiera que me haya ido.

Cuando abro los ojos siento aún mis nalgas apretadas, mi cuerpo empapado y la saliva en mi boca... él aún está dentro de mí, abrazado a mí. Ríe, y yo río también.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu literatura es hermosa, felicitaciones,

Willyps
eduzam@gmail.com

Jesús Arriaga dijo...

Bueno, me invitaste por el facebook para que lea tus historias me dijiste. Me parecen muy interesantes, esta en particular. Creo que sólo en dos oportunidades he podido escribir algo parecido, descriptivo y para una persona, no abiertamente. Soy capricornio y como sabrás somos cariñosos, amorosos y nos encantan dar y recibir detalles. A tus 22 años creo que tienes futuro en la literatura, aunque no soy alguien que pueda hablar mucho de eso con mis 11s en el colegio, jajaja. Pero me gusta lo que escribes y lo entiendo. Continua con lo tuyo. Exitos. Jesús

Cristián Kristian . dijo...

Está muy bueno esto , muy bien escrito.

Cristián Kristian . dijo...

Está muy bien escrito esto , buen texto

Anónimo dijo...

Me ha gustado por forma de escribir. Soy una gran aficionada a la literatura erotica. En unas ocasiones me gusta lo sutil, como lo que he leido arriba y en otras que sea descarnado. Hace poco he leido Las vacaciones de Sophie en Escocia. Es una novela distinta ambientada en Escocia y que gira alrededor de unas vacaciones a caballo. Os lo recomiendo, si quereis ver mas, el autor tiene un blog.
yoyjuan.blogspot.com
Sigue escribiendo asi es primoroso. Tienes publicada alguna obra que pueda adquirir en librerias o directamente a la editorial

Ines dijo...

Hola bellezas, perdón por la demora en contestar sus atenciones...

Edu, gracias por encontrar la belleza tras esas letras, es algo que pocos lectores reconocen verdaderamente

Jesús, chico, que manera de publicitarte... sé que te has dado el esfuerzo de visitarme y aprecio sinceramente eso, daré mi mejor esfuerzo por hacer de cada visita algo especial.

Cristián, gracias por tu elogio, procuraré seguir así.

Anónima, me has dejado más que intrigada... no he leído la obra que dices, pero si por ejemplo: Filosofía del tocador, Diario de un anónimo ruso, Elogio de la madrastra o Los cuadernos de Don Rigoberto, todas ellas muy 'humectantes'. Sobre lo segundo: no, no he publicado aún, pero sueño con hacerlo en algún momento. Apenas suceda eso, pierde cuidado, que lo gritaré a los 4 vientos (incluyendo gritos virtuales a través del post)... si queres escribime al mail y conversamos ahí más tranquilas.

Besos a todos.

Anónimo dijo...

hola me llamo Camila, por estar haciendo un trabajo en un ramo de literatura me encontré con esta narración y me gustó mucho porque describiste de manera perfecta una experiencia mía. Me ha gustado mucho tu trabajo. Soy piscis

Ines dijo...

Hola anónima Camila... muchas gracias por las felicitaciones. Me sorprendió lo de piscis... y me agradó saberlo también. ;)
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Historias eróticas de Inés © 2008. Design by Pocket